• Stockholm Stockholm
    5 year resident, to guide around the local wonders
  • French Polynesia French Polynesia
    6 islands in the South Seas
  • some image Tokyo Tour
    1-day walk around the best spots
  • Japanese Wedding Japanese Wedding
    The dark side of the rising sun
  • Skyline Hong Kong
    Skylines, bar streets, markets & islands
  • some image Fashion shopping in Tokyo
    The best souvenir of Japan is not omiyage
  • Sydney Opera Australia
    Sydney's NYE, Gold Coast & Great Barrier Reef
  • Gecko Hawaii
    Aloha nature wonders
  • Yakushima Yakushima
    Hiking the Princess Mononoke Forest
  • Ishigaki Lighthouse Ishigaki
    Okinawa's shades of blue
  • Yuki Matsuri Hokkaido
    Powder Snow Festival
  • Daikanyama Daikanyama
    Tokyo's SoHo
  • Cosplayer Comiket
    The Biggest Cosplay Event
  • Cherry Tree Blossom Hanami (花見)
    Sakura by the skyscrapers
  • Hiroshima bomb time Hiroshima
    The Bomb & Miyajima
  • top of mount fuji guide to climb Japan
    Top of Mt.Fuji
  • Kyoto & Nara Nara & Kyoto
    Ciervos nadando en lagos de roca
  • Formentera House Formentera
    Mediterranean Sun

12.6.10

Glömt.


Son las 5:45AM (12PM en Chicago) y aquí estoy, esperando al taxi, innecesariamente pronto.

Ayer me olvidé el cargador del portátil en la oficina O_o

Idiota? Descuidada? Puede. O simplemente, saturada de tantas horas seguidas entre cuatro paredes, de tantas cosas pendientes y de perder el tiempo en algo que no es mi responsabilidad. Frase que odio tanto como empiezo a interiorizar. No es cuestión de no querer, sino de no poder.

Siempre creí que querer es poder. Desgraciadamente, las asignaciones laborales no funcionan así. Cuando tu tiempo está copado al >100% no puedes permitirte el ayudar a alguien más allá de responderle cuatro emails con explicaciones mal escritas y ristras de links. O convertirte en el workaholic que no detesto estructuralmente.

Ir directo del trabajo a la oficina y de ahí, a casa, te deja exhausto. La falta de movimiento, te resta energía. Algo que estamos acostumbrados a leer pero que no terminamos de creer hasta que lo experimentamos en la propia piel. El miércoles fue diferente. Porque madrugué y empecé el día corriendo. Los problemas no parecían tan complicados y el mundo me sonreía de otra manera, igual que yo a todo aquel que se cruzaba en mi camino - incluida yo misma.

Me fui a Viena relajada. Tomándome la mañana en casa. Yendo a correr. Llenando la maleta de modelitos veraniegos. Volví feliz. Nadie te cuida como mamá, ni hay nada como las vacaciones.

Me voy a Chicago estresada, inflamada, maldormida. Tras una noche casi en vela y una semana de stress. Sólo espero que el viernes marque el tipping point en este cuesta abajo y sin frenos. Que toque fondo. Que el viaje a Chicago cambie las cosas, a mejor, igual que lo hizo el de NY.
SHARE:

No comments

© dontplayahate. All rights reserved.
DONTPLAYAHATE