• Stockholm Stockholm
    5 year resident, to guide around the local wonders
  • French Polynesia French Polynesia
    6 islands in the South Seas
  • some image Tokyo Tour
    1-day walk around the best spots
  • Japanese Wedding Japanese Wedding
    The dark side of the rising sun
  • Skyline Hong Kong
    Skylines, bar streets, markets & islands
  • some image Fashion shopping in Tokyo
    The best souvenir of Japan is not omiyage
  • Sydney Opera Australia
    Sydney's NYE, Gold Coast & Great Barrier Reef
  • Gecko Hawaii
    Aloha nature wonders
  • Yakushima Yakushima
    Hiking the Princess Mononoke Forest
  • Ishigaki Lighthouse Ishigaki
    Okinawa's shades of blue
  • Yuki Matsuri Hokkaido
    Powder Snow Festival
  • Daikanyama Daikanyama
    Tokyo's SoHo
  • Cosplayer Comiket
    The Biggest Cosplay Event
  • Cherry Tree Blossom Hanami (花見)
    Sakura by the skyscrapers
  • Hiroshima bomb time Hiroshima
    The Bomb & Miyajima
  • top of mount fuji guide to climb Japan
    Top of Mt.Fuji
  • Kyoto & Nara Nara & Kyoto
    Ciervos nadando en lagos de roca
  • Formentera House Formentera
    Mediterranean Sun

15.11.08

Let's do something special.

Why?
Just because we are here, still together, one year later.

En Noviembre del año pasado tenía el alma rota en mil pedazos: Habiendo terminado la carrera en Septiembre, habiéndome prometido un trabajo de PhD en Stk, la cruda realidad era una burocracia lenta que me dejaba sin sueldo en una de las ciudades más caras del mundo.

Sentirme culpable cada mañana, cuando conseguía moverme tras consecutivas noches de insomnio, no hablar con nadie, no salir, no vivir eran rutina. Hasta que alguien se presentó de repente en la puerta de mi corridor. Para pasar unos días, que no me trajeron un sueldo - eso vino de mano de los Reyes Magos, algunos meses más tarde - pero inyectaron la suficiente energía como para tirar hasta la vuelta navideña a E'paña.

Lo triste es que, la semana pasada, tras ver Elegy, volví a sentirme así. Peor todavía, cuando al compartir mis tormentos, obtuve una respuesta que apoyaba mi tesis - tengo la sensación de que dejamos el tiempo pasar, corriendo de un lado a otro, sin disfrutar. Triste por un lado y un alivio por otro - ya no era sólo mi inherente pesimismo distorsionando la realidad sino lo que, de hecho, ocurre en nuestro día a día.

Hagamos algo especial. Como viajar?

No. Más factible pero igualmente satisfactorio: Patear esta ciudad que conserva la belleza, sin stress, sin planes, sin dirección, sólo tú yo y lo que venga... Bienvenido.

Sinceramente, un día genial.

Reciclar lo reciclable en 6 contenedores diferentes - no kidding, we throw transparent glass separated from coloured glass.

Retratar a la bici más sexy del vecindario, que clama por una ciudad sin coches.

Ir a una conferencia de Trenspotting con mis queridos Ronald y Magnus, mientras Enrique se deslizaba entre la montaña vintage en el Beyond Retro, calle abajo.

Un korv para entretener la gana entre el desayuno y la cena temprana.




Un vestuario muy sideral en el sótano de Weekdays - sí, los suecos que andan detrás de Cheap Monday, en mi querido Södermalm.


Y un poco de turismo para descubrir Sofia Kyrka entre la neblina de Vitabergsparken


- Dags för middag?
- Déjame invitarte a algo antes, ok?


Bellinis para 2, viendo llover a través de la ventana, en el ambiente íntimamente gay-friendly que Roxy ofrece. Bebidas bien mezcladas a precios razonables para regar con clase platos de inspiración tan castiza como las gambas al ajillo o el surtido de bellota.

El garito, que anda bastante perdido por recovecos de Skånegatan, tiene un significado especial para mí, que se remonta a ese otoño melancólico de 2007. Por aquel entonces, me pasaba las tardes de domingo paseando por Söder, buscando sitios nuevos, leyendo menús, intentando percibir el ambiente en el interior, anotando direcciones con dedos congelados en la agenda del móvil.

Una afición gratis que me llenaba de ilusión de un modo extraño, porque suponía estar sobradamente preparada, para aprovechar la mínima oportunidad que tuviera de llevar a alguien especial a sitios únicos.

Nunca es tarde si la dicha es buena... Aunque mi dicha llegó antes, mucho antes de lo que esperaba, con lo que la visita a Roxy se adelantó, como la ocasión merecía.

El dinero también vino (aunque algo más tarde) con el trabajo, se marchó y regresó. Ahora, pues sí, hay otros problemas, pero seguimos juntos, luchando contra ellos, brindando con los mismos Jacobins que descubrimos allí, hace un año sí, en una fría tarde de domingo.

Gran Borgoña - a menos de 11€ la botella!
SHARE:

1 comment

Anonymous said...

crees que escribes para nadie, pero yo a veces necesito leerte para ponerme las pilas, porque aunque tu te sientas desdichada en ciertos momentos, no eres sino un ejemplo de lo que la gente debería ser.
tienes constancia, voluntad, y una capacidad de esfuerzo envidiables... eres una persona muy especial, no lo olvides nunca.

© dontplayahate. All rights reserved.
DONTPLAYAHATE