• Stockholm Stockholm
    5 year resident, to guide around the local wonders
  • French Polynesia French Polynesia
    6 islands in the South Seas
  • some image Tokyo Tour
    1-day walk around the best spots
  • Japanese Wedding Japanese Wedding
    The dark side of the rising sun
  • Skyline Hong Kong
    Skylines, bar streets, markets & islands
  • some image Fashion shopping in Tokyo
    The best souvenir of Japan is not omiyage
  • Sydney Opera Australia
    Sydney's NYE, Gold Coast & Great Barrier Reef
  • Gecko Hawaii
    Aloha nature wonders
  • Yakushima Yakushima
    Hiking the Princess Mononoke Forest
  • Ishigaki Lighthouse Ishigaki
    Okinawa's shades of blue
  • Yuki Matsuri Hokkaido
    Powder Snow Festival
  • Daikanyama Daikanyama
    Tokyo's SoHo
  • Cosplayer Comiket
    The Biggest Cosplay Event
  • Cherry Tree Blossom Hanami (花見)
    Sakura by the skyscrapers
  • Hiroshima bomb time Hiroshima
    The Bomb & Miyajima
  • top of mount fuji guide to climb Japan
    Top of Mt.Fuji
  • Kyoto & Nara Nara & Kyoto
    Ciervos nadando en lagos de roca
  • Formentera House Formentera
    Mediterranean Sun

19.11.14

Numbernine

wineryarts numbernine
9.9.2009 - Numbernine by Winery Arts

Mi madre a veces, me recuerda que soy un poco especial. Nada anormal, un poco fuera de lo común, siguiendo su estela. Sin llegar a ser insportable, sólo especial. Supongo que entre esas rarezas se encuentra el que me guste comprar en tiendas pequeñas, aunque a veces salgan un poco más caras. Lo veo una manera de contribuir al desarrollo de la economía local y de recibir un trato más personal.

Vivo cerca de un gourmet maravilloso en Málaga. Aunque no pase tan a menudo, el dueño me llama vecina y me recomienda vinos, en los días que me dejo aconsejar. Si hace unas semanas probé el "6 del revés" hoy me tocaba probar el "número 9" que me llama mucho la atención.

Porque el número 9 para mí, es algo muy especial. Nací el 27 de Septiembre, de pequeña vivía en el tercero del número 27 y de adolescente, en el tercero del número 54. En Suecia me alojaba en la habitación 18 y es posible que nos mudemos a otro tercero, de otro número 27. De alguna manera, como si toda mi vida hubiera estado relacionada con múltiplos de 3, de 9 o de ambos. Quizás por eso, desde niña me he sentido asociada a esta cifra.

Llamadme supersticiosa, pero es que el 9 es mi número de la suerte. 

De ahí que resulte tan gracioso leer la etiqueta de Winery Arts, una bodega que produce en una selección de viñedos viejos de baja producción desde las laderas del Moncayo, en Aragón. La botella reza que "el 9 representa el saber supremo en diversas culturas, por representar el triángulo ternario (corporal, intelectual y espiritual)"

Lo que hace a este vino tan especial, es el haber sido recolectado el 9 de Septiembre del 2009. Día en el que yo estaba más o menos como hoy. Sola en casa, con Enrique en Dallas. Volver la vista atrás me llena de nostalgia. Cuando recogían esta uva, acabábamos de comprar el piso de Suecia, mi primer iPhone y pronto correría mi primera media maratón. Empezaba la vida adulta, con responsabilidades de verdad y la afrontaba con ilusión, con muchas ganas de ver hasta donde podía llegar.

A punto de acabar el 2014, me pregunto dónde se quedó toda esa energía, de la que no queda rastro ya. Sueños rotos, escepticismo, sustos de muerte, trompicones, decepciones, desacuerdos, soledad. Trato de remontar, de centrarme en lo positivo, pese a que en el fondo de mi corazón, lo único que este año me ha dejado, son unas ganas tremendas de pasar página, de olvidar.

Ganas de volver a ese 2009 mágico, cuando todavía era capaz de soñar. 
SHARE:

7 comments

theROOM said...

Creo que, de alguna manera, todos tenemos esa sensación al mirar atrás... como nos hemos tranquilizado, e incluso dejado por el camino parte de quienes éramos. A mi también me produce un poco de nostalgia, aunque soy consciente de lo positivo de mi momento actual.

Es curioso, porque esos momentos que tu mencionas, yo los recuerdo de otra forma, o al menos es lo que me transmitías al leerte... sin embargo, ahora te (leo) más tranquila, estable, y diría que feliz... me ha sorprendido mucho tu balance de 2014.

Claudia Garcia said...

Quizás tengas razón, igual que Enrique y mis amigas, que me dicen lo mismo y simplemente soy yo la que no es consciente de cómo estaba... Y como estoy realmente :)

Al irme de Japón, un sueño de mi vida se desmoronó, pero a la vez otros se hicieron realidad (empezando por Byakko y terminando por ver a mis amigos más a menudo).

Han sido las pequeñas cosas, que se han ido acumulando (el incendio, romperme el dedo, problemillas con Byakko yendo a la cajita, esos malditos 8kg que no me consigo quitar ni con aguarrás, el pelo que se me cae o Enrique de viaje en US) las que me hacen ver lo negativo de mi realidad.

Me he apuntado a yoga, mi carga de trabajo parece que se va aligerando un poco y trato de recuperar la vida, de centrarme en lo positivo del momento actual, para aprovecharlo tanto ahora mismo que no me queden ganas ya de mirar atrás...

Anonymous said...

Ten en cuenta que a veces las hormonas nos ponen la vida cuesta arriba. Vigilate! Por experiencia....
Yo comparto tu problema de salud y sé de lo que hablas, lo mío no era dieta, era huelga de hambre! Y ni así :(
Me sirvió mucho encontrar un endocrino que me entendiera y un par de sesiones semanales con una entrenadora personal.
Un beso C

Claudia Garcia said...

De momento estoy yendo a yoga porque todavía llevo el dedo en recuperación y no puedo correr. Una pregunta, cómo encontraste el endocrino y en qué te cambió la medicación?? Porque a mí me hacen los análisis de T4, TSH y me salen bien (o eso me dicen).

No entiendo como he engordado tanto y echo de menos mi vida en Suecia, ya que me daba tiempo a caminar a diario largas distancias. Aquí no hay transporte público y malgasto mucho tiempo en el coche, sin mencionar el stress por la carga detrabaajo que llevo encima. Intento ver lo positivo, pero es un constante de requests y asap que a veces te supera.

Anonymous said...

No se si tu te medicas, mi hipo viene por una tiroiditis postparto, me médico desde hace tres años. Después de más de un año con 100 microgr mi endocrino quiso bajarme la dosis para ver si mi tiroides respondía, a lo que me negué. Cambie de endocrino y me vino a decir que no había nada que hacer, que yo estaba " normal", a efectos de TSH y FT4, claro, porque yo me encontraba fatal, imposible perder peso, dolores musculares, caída de cabello, uñas astilladas, falta de energía y de ánimos.... Mi marido es médico ( derma) y en un principio apoyaba la tesis de "normalidad", hasta que un día le pedí una receta de fluoxetina como intento desesperado de retomar mi vida. Por supuesto no me la hizo y volvimos a cambiar de endocrino, esta vez de la " vieja escuela", jefe de servicio de un hospital. Me subió la dosis progresivamente hasta 150 microgr, mi TSH y mi FT4 siguen dentro de rango, pero en la parte superior del intervalo de normalidad. Perdí 3 kg de forma inmediata, desaparecieron los dolores y el cansancio, me dejo de caer el pelo, bajo el colesterol.. Además he podido retomar la actividad física (aparte de las pocas ganas, en el ínterin me rompí esquiando el ligamento cruzado, con su operación y su rehabilitación correspondiente). Entreno 3 o 4 veces por semana, dos de ellas con una personal trailer y el resultado ( físico y anímico) h sido espectacular. Hasta puedo comer con normalidad y mantener mi peso! Hace unas semanas mi marido me dijo que volvía a ser "yo" y me puse a llorar porque era verdad y así lo sentía.
Disculpa el rollo, espero que te sirva, me he sentido muy incomprendida, muy desesperada, muy triste. Pero ya ha pasado, he encontrado las herramientas para superarlo. Entiendo tus palabras cuando describes como te sientes, sinceramente espero que puedas volver a ser tu.
Cuídate y mucho animo
Besos C


Anonymous said...

Obviamente no entreno dos veces a la semana con mi camión personal....voy a desactivar el corrector ; )

Claudia Garcia said...

Hoy que me encontraba mal, he pasado el día más o menos en casa, preparando maletas etc. Me he puesto a mirar resultados de mis análisis de sangre y creo que estoy completamente desequilibrada.

Al llegar a Japón, el médico me obligó a dejar las pastillas. La T4 se desmoronó y la TSH se me puso en 2.7, con lo que el doctor entendió que necesitaba la medicación y me la recetó en Japón. Tras tomar las pastillas, siempre había estado en torno a 2 en TSH (un poco por debajo).

Mirando los resultados de Septiembre, veo que tengo la TSH en 2.9!!! DIOS MÍO!!! POR ENCIMA DE LO QUE TENÍA CUANDO DEJË LA MEDICACIÓN!!! Así que voy a pedir hora en el endocrino la semana que viene, para empezar a combatir esto cuanto antes.

© dontplayahate. All rights reserved.
DONTPLAYAHATE