• Stockholm Stockholm
    5 year resident, to guide around the local wonders
  • French Polynesia French Polynesia
    6 islands in the South Seas
  • some image Tokyo Tour
    1-day walk around the best spots
  • Japanese Wedding Japanese Wedding
    The dark side of the rising sun
  • Skyline Hong Kong
    Skylines, bar streets, markets & islands
  • some image Fashion shopping in Tokyo
    The best souvenir of Japan is not omiyage
  • Sydney Opera Australia
    Sydney's NYE, Gold Coast & Great Barrier Reef
  • Gecko Hawaii
    Aloha nature wonders
  • Yakushima Yakushima
    Hiking the Princess Mononoke Forest
  • Ishigaki Lighthouse Ishigaki
    Okinawa's shades of blue
  • Yuki Matsuri Hokkaido
    Powder Snow Festival
  • Daikanyama Daikanyama
    Tokyo's SoHo
  • Cosplayer Comiket
    The Biggest Cosplay Event
  • Cherry Tree Blossom Hanami (花見)
    Sakura by the skyscrapers
  • Hiroshima bomb time Hiroshima
    The Bomb & Miyajima
  • top of mount fuji guide to climb Japan
    Top of Mt.Fuji
  • Kyoto & Nara Nara & Kyoto
    Ciervos nadando en lagos de roca
  • Formentera House Formentera
    Mediterranean Sun

4.8.10

Promised land

Tres días en Rhodos llegan a deprimir a un optimista como Enrique.

La isla aliada a favor de quien soplaba el meltemi, que derrotó a Demetrius Poliokretes, que construyó el Coloso, que llegó a poseer la mayor flota del Egeo y fue, durante casi 300 años (305AC - 44DC) el centro comercial Mediterráneo; ha terminado convertida en una letrina Escandinava, donde adolescentes albinos se enciegan ante la mirada pasiva de adultos, que aquí, sólo sonrojan por el sol o el Ouzo.

Hurts. A lot. Ver a los pobres burros - que no deberían soportar más de 50kg - acarreando italianos que levantan mancuernas de ese calibre, montaña arriba, a 50C a la sombra, rumbo a la 'mágica' Acrópolis de Lindos. Contemplar blancas paredes cubiertas de expositores mientras la basura sepulta al hohlakia. Huir del casco antiguas donde se empeñan en cebarte - y te confunden reiteradamente con italiano, de ruinas infestadas de autobuses y paliduchis embadurnados en pantalla total. Despreciar a quien es capaz de sentarse en un capitel de 2000 años, sólo porque su peso y sus rodillas no conlleven el verano griego. Me explica alguien a qué viene el supermercado escandinavo bien surtido en Fazer, Wasa, Marabou y Anton Berg? Se van a morir sin probar 'sus marcas' en dos semanas?

La paz interior de la que un paraiso virgen como Kalymnos te llena, se tambalea en esta seísmica isla.

El turismo es una industria, capaz de mover grandes sumas pero, a qué precio?

El de la conquista en el sXXI, donde no fluye la sangre sino pasta. Poder adquisitivo multiplicado, del rico viajando a país barato donde las tasas de cambio te benefician junto al dinero negro ruso derrochado en pieles y diamantes, siempre en cash, siempre repartido a golpe de billete morado. Los indianos no son novedad. Precisamente por eso me dan tanto que pensar, en lo poco que el ser humano parece evolucionar.

Todos somos culpables. Más por menos = mejor. Realmente?

Err... NO! Todo exceso se vuelve, antes o después, en tu contra: diarreas tras comilonas, maletones rompespaldas, quemaduras solares, videos, libros y fotos que nunca volverás a mirar, souvenirs horteras que limpiar. Todos ellos andan lejos de mi objetivo vacacional.

El único período donde me puedo librar de trabajar, quiero hacer cosas diferentes. Desconectar. Recargar positividad. Empaparme de otra cultura. Entender, a través de leer sobre mi entorno en esos ratos abundantes donde empaparte la guía. Aprender viviendo. El perfecto inglés americano del local que emigró a US te enseña en qué acaba la caída del precio esponjil. La abuela que se baña de luto y con pañuelo. El machismo del ex-capitán dueño del caserón, quejándose de aburrimiento mientras la pobre Katherina se mata a limpiar.

Volver llena de tranquilidad, esa que algunos equiparan con felicidad. Es algo que llega fácilmente a través del cariño sincero recibido de esas caras que, tras una semana en la pequeña isla, empiezan a ser familiares; pero harto complejo de conseguir entre empujones, vómitos y 'Prego ragazzi's.

Todo esto da tiempo a pensar en horas de espera. Aeropuertos, buses y trenes, camino a la última parada en el antiguo hogar.

Me pregunto si alguien más comparte el dolor que causan los 'paquetes vacacionales' donde nada se deja al hacer, donde nunca podrás perderte entre callejas desconocidas ni pedir a dedo... Lo que te traigan.

Como te caiga delante 'el grupo', la has jodido. Obviar las agencias no basta. Por mucho que vayas a tu bola, terminas enfrentándote a las hordas desorientadas, antes o después. Cuánta gente habrá que, a pesar de haberse movido, muera sin conscirncia de libertad ni del placer real de viajar? Qué sentido tiene salir cuando careces de interés en tu destino? Sin ganas de aprender, ni de chapurrear, ni de probar una cultura diferente, quédense en casa señores, que seremos todos más felices.

No estoy sola. Como reza un extenso e inspirador artículo que ha caído en mis manos tras descargar la perorata, parece que hay más Gypsets por ahí. Veremos si la unión hace la fuerza y si la sostenibilidad consigue impactar también, la manera de viajar.


Ubicación:Rhodos

SHARE:

No comments

© dontplayahate. All rights reserved.
DONTPLAYAHATE