• Stockholm Stockholm
    5 year resident, to guide around the local wonders
  • French Polynesia French Polynesia
    6 islands in the South Seas
  • some image Tokyo Tour
    1-day walk around the best spots
  • Japanese Wedding Japanese Wedding
    The dark side of the rising sun
  • Skyline Hong Kong
    Skylines, bar streets, markets & islands
  • some image Fashion shopping in Tokyo
    The best souvenir of Japan is not omiyage
  • Sydney Opera Australia
    Sydney's NYE, Gold Coast & Great Barrier Reef
  • Gecko Hawaii
    Aloha nature wonders
  • Yakushima Yakushima
    Hiking the Princess Mononoke Forest
  • Ishigaki Lighthouse Ishigaki
    Okinawa's shades of blue
  • Yuki Matsuri Hokkaido
    Powder Snow Festival
  • Daikanyama Daikanyama
    Tokyo's SoHo
  • Cosplayer Comiket
    The Biggest Cosplay Event
  • Cherry Tree Blossom Hanami (花見)
    Sakura by the skyscrapers
  • Hiroshima bomb time Hiroshima
    The Bomb & Miyajima
  • top of mount fuji guide to climb Japan
    Top of Mt.Fuji
  • Kyoto & Nara Nara & Kyoto
    Ciervos nadando en lagos de roca
  • Formentera House Formentera
    Mediterranean Sun

26.11.12

One day in Hiroshima (広島)



8:15AM. Just as meaningless as any other time right? Well, not quite. Just about then… It all disappeared. The city that, in many ways reminds me of my hometown, was wiped away. A new record in massive destruction was made along with the mandatory sample on how disgusting mankind turns out to be.

Just like Phoenix, it came back to life. Flying in reddish wings, as the fall leaves.
Let's not get melancholic. Welcome, to our Hiroshima story [MAP]








En lugar de empezar con los memoriales, nos dirijimos al Castillo de Hiroshima. Data de tiempos medievales, de aquellos en los que a la gente se la controlaba a base de medidas de arroz que tenían que producir. Está rodeado de un foso, un templo y un parque por el que contemplar el follaje otoñal. Dentro del castillo, hay exposiciones que explican la vida en el Japón medieval, las diferentes clases en las que se componía la sociedad así como instalaciones de interiores y vestimentas.





Seguimos celebrando el 7-5-3 (festival de los niños en edades impares). Se nos cae la baba con los pequeños en kimono!







Un poco de otoño Japonés, que os gusta. En Hiroshima, los arces son el árbol de la prefectura. Tan característicos que el dulce tradicional son los momiji, una especie de bollo en forma de arce, relleno de pasta de judías, chocolate, crema, queso hasta pasta de té.





El castillo de Hiroshima está muy cerca de la zona de los museos de la bomba atómica, merece la pena dar una vuelta por este montículo aunque sólo sea para contemplar las vistas.



Un samurai!



Las ruinas del castillo, muestran lo grande y estratégico que llegó a ser.





The A-Bomb dome, standing as it was right after the bomb exploded.

El edificio estaba just bajo el epicentro de la bomba atómica, con lo que las ondas de presión no lo echaron abajo - a pesar de que deformaran las estructuras metálicas que lo componen de una forma apabullante. El Gobierno ha puesto mucho esfuerzo en conservarlo tal y como estaba tras las explosión.





El río, que cruza al Peace Memorial. Esa isla en Y cuyo puente sirvió de señuelo para el piloto del Enola Gay lanzara a Little Boy, en el punto clave donde se asegurara la destrucción más masiva posible. El caso era forzar al Imperio a la rendición.







Impresiona ver, en Japón, una superficie tan grande y tan vacía.



Murales hechos con grullas de colores.





El museo a las víctimas al fondo, ante él el Cenotafio, que encuadra el edificio con la cúpula de la bomba atómica (A-Bomb Dome).





Así quedó todo justo tras la explosión. Realmente, el A-Bomb Dome era lo único en pie en 3km a la redonda. Toda la gente que había dentro murió instantáneamente, quemada en el estallido nuclear.





El área, está completamente renovada. Consecuencia natural del esfuerzo de los locales, que consiguieron recuperar el funcionamiento del tranvía en el mismo día de la explosión.



Hiroshima es para ver, para andar, para reflexionar. El shopping no es como en Tokyo.



Pero hay muchas otras agradables, especialmente en esta época del año, en la que ya han colocado las luces de Navidad.







Zapatito de cenicienta.



Bolas de nieve.



El A-Bomb dome en lucecitas.





Mi favorito, el Ave Fénix.



Aunque ver un Fénix en Japón te lleve a pensar en Pokemon, me gusta su simbolismo. El de resurgir de tus cenizas, por mucho que te machaquen, volver a levantar el vuelo con más fuerza que antes. Todos llevamos un Fénix dentro, aunque a veces sea complicado sacarlo.


SHARE:

No comments

© dontplayahate. All rights reserved.
DONTPLAYAHATE