• Stockholm Stockholm
    5 year resident, to guide around the local wonders
  • French Polynesia French Polynesia
    6 islands in the South Seas
  • some image Tokyo Tour
    1-day walk around the best spots
  • Japanese Wedding Japanese Wedding
    The dark side of the rising sun
  • Skyline Hong Kong
    Skylines, bar streets, markets & islands
  • some image Fashion shopping in Tokyo
    The best souvenir of Japan is not omiyage
  • Sydney Opera Australia
    Sydney's NYE, Gold Coast & Great Barrier Reef
  • Gecko Hawaii
    Aloha nature wonders
  • Yakushima Yakushima
    Hiking the Princess Mononoke Forest
  • Ishigaki Lighthouse Ishigaki
    Okinawa's shades of blue
  • Yuki Matsuri Hokkaido
    Powder Snow Festival
  • Daikanyama Daikanyama
    Tokyo's SoHo
  • Cosplayer Comiket
    The Biggest Cosplay Event
  • Cherry Tree Blossom Hanami (花見)
    Sakura by the skyscrapers
  • Hiroshima bomb time Hiroshima
    The Bomb & Miyajima
  • top of mount fuji guide to climb Japan
    Top of Mt.Fuji
  • Kyoto & Nara Nara & Kyoto
    Ciervos nadando en lagos de roca
  • Formentera House Formentera
    Mediterranean Sun

31.3.10

Thaw.

La nieve se funde, mi biorritmo se readapta al horario europeo y continúo adelante con la promesa que me hice a mí misma antes de partir a China: Trabajar menos y cuidarme más.

Superficialmente, quiero decir.

Mientras hacía la maleta me miré al espejo. Ese bigote de macario, esas piernas de oso, esas bushy eyebrows. Daba penica verme - con lo que yo he sido! - más descuidada que mi madre en sus tiempos pasotas. Aunque no haya excusa que justifique el dejarse de esa manera, supongo que el haberme pasado 15 días trabajando 10h al día es, al menos, una razón de peso.

Como he leído hoy en alguna parte: "People all over! Go pamper yourself!" Qué razón tenía. Disfrutad mientras podéis, trataos como Reyes y sentíos bien under your skin. Sea lo que sea lo que lo consiga.

Como los tacones de vértigo. Tacones con los que Leticia daba la bienvenida a los primeros rayos de sol. El vértigo que se convertía en su vuelta al mundo, su florecer post-invernal, tras un desafortunado esguince al caer tontamente escaleras abajo. Sonreía a la primavera. Planeaba esquiar. Recuperarse, a sí misma. Ayer volvía pronto del trabajo, para aprovechar una deliciosa tarde. Al ladito de casa, esperaba para girar. Cuando un conductor despistado vino y le dio por culo. Ahora descansa, magullada completamente, con un collarín incómodo, vértebras desplazadas, la baja y su coche, recién comprado, en el taller. La tía tiene más huevos de lo que cualquiera habría anticipado y hasta se lo toma con ironía para que los que vivimos lejos no nos preocupemos. Aún así, duele no poder estar ahí. En general, da que pensar... Como todas estas cosas. En lo idiotas que somos, por no ser capaces de sonreír tontamente. En lo que nos complicamos la vida, la cantidad de cosas de las que nos privamos... Cuando al final, lo que tenga que pasar pasará. Todo ocurre por un motivo. Lo entendamos o no.

Tengo ganas de verla. De aburrirla con historias de China y enseñarle mis últimas adquisiciones. De contarle como un día gris se convirtió en una gran tarde de shopping around Sant Eriksplan - última vez que me vuelvo andando sola desde Solna, que esa tienda ES UN PELIGRO sin Enrique:

- Un bolso poco práctico que me hará viajar con estilo en el asiento más cutre de Ryanair.

- La maravillosa bufanda que me había pasado el invierno acariciando, la maravillosa bufanda que era demasiado cara, la maravillosa bufanda que he conseguido al 50% en la tienda que vende los restos de temporadas pasadas.


- Ése minishort. Something special, pues pertenece a la edición limitada para Acne Archives - el nombre cool que le ponen a las cosas pasadas.

- Y por último, la T floreada del Ginas con la que decir Hej Våren! tan pronto como aterrice en España, tan pronto como el sol, vuelva a brillar en mi cara.

Divertida la historia del bolso, por cierto. Tengo debilidad por las cosas de material bueno. Me gustan demasiado. La seda, el mohair, el ante. Me pirrian. Ahí estaba el bolso de viaje, con medidas justas como para funcionar de equipaje de mano, como dejado de la mano de Dios, algo arañado en el bajo. Regateo, súplicas y una rebaja que se incrementa consistentemente :D Un bolso perfecto con el que regresar al pasado por un finde. Cuando tenía amigos cerca, cuando salíamos, nos arreglábamos y odiábamos al mundo, sin darnos cuenta de lo maravilloso que era. Igual que ahora, verdad?

Pues no. Esta primavera la pienso quemar. Con Barbie, con David, con Lisa, con quien quiera unirse. Siempre hay gente con la que ser feliz, igual que cosas con las que divertirse a -20C, todo es cuestión de actitud, de mantener los ojos abiertos y de centrarse en verlas.
SHARE:

3 comments

Piper said...

Me encanta el bolso !!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!

Anonymous said...

Lo suscribo, un bolso precioso! Geniales tus compritas! Me encanta que te cuides más, merece la pena no estar tal al tanto de las obligaciones y disfrutar de lo que te hace bien. Y si la casa se queda sin barrer o el trabajo no está perfecto, pues que le den! Al final lo importante no es el trabajo, o la casa, sino estar con los amigos, la pareja y sentirse feliz y libre.
Un beso y disfruta de esta primavera y siempre, que te lo mereces!

red.is.the.new.black. said...

Pues sí, muuucha razón tienes :) Todos los días intento aprender a relajarme, respirar hondo, intentar disfrutar más y tomarme las cosas menos a pecho!

© dontplayahate. All rights reserved.
DONTPLAYAHATE